Cabify promueve un estilo de vida y una movilidad urbana más sostenibles con la evolución de su marca

La compañía potencia el poder de las personas de la comunidad que ha construido en sus 10 años de trayectoria liderando importantes transformaciones en la movilidad urbana en España y América Latina.

La compañía de multimovilidad Cabify presenta hoy una evolución global de su posicionamiento e identidad de marca, con la que refuerza su apuesta empresarial para ser una alternativa clave al uso excesivo e ineficiente del vehículo particular para el transporte de personas y objetos. Esta decisión estratégica busca continuar impulsando la transformación de las ciudades y contribuir a un estilo de vida urbano más sostenible.

Las ciudades están en constante movimiento y evolución y, durante años, lo han hecho teniendo como principal protagonista al auto. El impacto de la pandemia y la urgencia de abordar con decisión la crisis climática han acelerado sustancialmente cambios en nuestros modos de vida y decisiones de movilidad. Por un lado, se ha recurrido más a opciones de transporte que facilitaran guardar la distancia social, incrementándose el uso del auto, pero al mismo tiempo gobiernos y ciudadanos tienen una mayor conciencia ambiental.

Las ciudades del futuro comienzan a abrir su hueco en el presente: ciudades más verdes, sensibles e inteligentes donde se pone cada vez más en valor los entornos habitables y la necesidad de reducir el impacto del tráfico y la escasez de espacio urbano en nuestra calidad de vida.

Hasta no hace mucho tiempo, el concepto de estatus o éxito personal estaba íntimamente ligado al vehículo en propiedad. La adquisición de un vehículo privado era una de las aspiraciones ampliamente compartidas en una sociedad que gradualmente fue agravando sus problemas de circulación y espacios ineficientes. Sin embargo, de acuerdo al estudio exploratorio de Lima Cómo Vamos y Despierta Lima sobre los efectos del COVID-19 en la movilidad, el 30% de los encuestados afirma que después de la cuarentena, cambiaron totalmente su rutina de transporte. El auto particular redujo su preferencia de 27.1% a 22.1%.

“Nuestras costumbres y el estilo de vida urbano al que estábamos acostumbrados están cambiando de manera drástica. Ya existen ciudades en el mundo que han dado pasos importantes para empezar a transformar las ciudades y nuestra forma de movernos por ellas. Desde Cabify, queremos seguir contribuyendo a acelerar esta disrupción que devuelva las ciudades a las personas y cree comunidades más equilibradas y vivas”, explica Natalia Ruda, Global Head of Brand de Cabify.

Una ciudad para las personas, una movilidad más humana

Actualmente, la creciente concentración demográfica y de vehículos privados es uno de los principales retos a solucionar. El funcionamiento de las ciudades de hoy en día no es compatible con la calidad de vida y tampoco con el respeto al medioambiente: los núcleos urbanos generan un 70% de las emisiones globales de GEI, según la Agencia Internacional de la Energía. Todos lo vemos: entre el 70% y el 80% de nuestras calles están ocupadas por vehículos particulares, que además permanecen aparcados el 95% del tiempo. Todos lo sufrimos: la exposición a la polución de las ciudades supone 4,2 millones de muertes cada año según la Organización Mundial de la Salud.

Así, la nueva estrategia de Cabify pone de relieve el propósito fundamental que persigue la compañía: ofrecer un ecosistema de movilidad capaz de hacer que las ciudades sean mejores lugares para vivir a través de una mejor movilidad. La tecnología y la sostenibilidad marcan esta etapa de construcción del futuro de las ciudades, posibilitando aunar el máximo desarrollo socioeconómico con el equilibrio medioambiental. 

“Gracias a que siempre hemos escuchado a nuestros usuarios y sus necesidades en la ciudad, ahora podemos dar un gran salto: pasar de ser una aplicación que conecta pasajeros y conductores a activar una plataforma tecnológica de movilidad urbana única, que ofrece más alternativas, seguras, sostenibles y eficientes. Las ciudades necesitan una movilidad que facilite, simplifique y ayude a que las personas puedan llegar donde quieran y cuando quieran con el menor impacto posible. Nuestra estrategia de negocio evoluciona en esta dirección, y nuestra marca tenía que estar alineada con este objetivo para poder lograrlo”, explica Natalia Ruda.

Los latinoamericanos sufren a diario las consecuencias de graves problemas de congestión vehicular en sus ciudades, con Bogotá y Quito en el top 10 de Inrix 2020 Global Traffic Scorecard. Por otro lado, los variables niveles de seguridad ciudadana también pueden derivar en exclusión social y afectar a su desarrollo como ciudadanos, en el menor acceso a oportunidades profesionales, educativas y sanitarias[1]. En las áreas de Latinoamérica donde Cabify está presente se ha puesto a disposición de las comunidades unos servicios de movilidad urbana seguros, sostenibles y accesibles para mejorar la calidad de vida y el desarrollo socioeconómico de forma tangible y adecuada a las necesidades específicas de cada ciudad.

‘La ciudad es tuya’: el lema de Cabify se mantiene fiel una década más tarde

La empresa de multimovilidad Cabify cumple 10 años y ha alcanzado una clara posición de liderazgo en la construcción, sobre la base de la innovación tecnológica, de una movilidad del futuro sostenible y que genere un impacto socioeconómico y ambiental positivo en las comunidades donde está presente.

Si algo no ha cambiado en la estrategia de Cabify desde hace una década a ahora, es el lema de la marca: La ciudad es tuya. Priorizar el rol de las personas en la vida de las ciudades es el reto que sigue guiando a Cabify. Solo así se podrá empatizar mejor con lo que de verdad da vida a las ciudades, las personas que viven, trabajan, disfrutan o visitan sus calles.

Con el anuncio de la evolución de su marca, la misión de Cabify se refuerza con vitalidad, talento, inspiración e impacto para lograr una interconexión real de ciudades y personas. Seguir apostando por una movilidad responsable es fundamental, y el objetivo es que los ciudadanos conozcan la existencia de una movilidad alternativa real llena de opciones. Ser conscientes de cuál es la mejor opción en cada momento es vital para poder imaginar cómo son hoy nuestras ciudades y cómo queremos que sean mañana.

“Es el momento de apostar de verdad por una movilidad sostenible que redefina el espacio urbano y que complemente el transporte colectivo con múltiples alternativas, accesibles e inclusivas que devuelvan el espacio de la ciudad a los ciudadanos”, concluye Natalia Ruda.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *